Flojo partido, un equipo desdibujado.

Los mejor para destacar fue el arquero impecable, como siempre, cumplio cada vez que Huracán atacó. También otro punto alto fueron los cuatro defensores, aunque el que más se destaco fue el central Javier Pinola que resultó impasable para los delanteros contrarios.

El mediocampo, sin embargo, estuvo sin presencia. Con el único punto alto de Exequiel Palacios, los demas se apagaron con el correr de los minutos y el equipo lo sintio. Casi no hubo transición, y la pelota pasaba de los defensores a los delanteros, quiénes tampoco estuvieron en su mejor versión. Los puntos más flojos fueron el Pity Martinez quién a los 13 minutos erró un Penal pateandolo fuerte arriba y Zuculini quién sigue realizando faltas innecesarias y distribuyendo poco el juego. Se sintió la ausencia de Ponzio. Y Pratto… Pratto sigue con esos movimientos toscos, de autito chocador, moviéndose fuera del área tratando de asistir, cuando tiene que ser la puntada final del equipo. Sccoco tuvo dos situaciones, un mano a mano y un tiro libre que podián haber cambiado el partido pero es muy poco para un equipo que puede dar más, y debe dar más. Un empate, con sabor a poco, que prende alarmas con vista a la Copa Libertadores.